PUERTO SAN JULIÁN

Lugar donde se rezó la 1º Misa en Territorio Argentino

Es cierto que en Santa Cruz reposa la historia y vive la naturaleza. Hay un dato que lo confirma: en 1519, tiempos de colonizadores, la Armada de Magallanes recaló en lo que luego sería el escenario histórico de decisivos hechos que marcaron el destino de la expedición, Puerto San Julián.

En esa oportunidad se realizó la primera misa en territorio nacional, motivo suficiente para que en 1943 el lugar fuera declarado histórico.

En el litoral atlántico de la provincia de Santa Cruz se ubica San Julián, de aproximadamente 17000 habitantes, emplazado en una pintoresca bahía, la bahía de San Julián, entre Cabo Curioso y Punta Desengaño, constituyendose un lugar ideal para conocer, disfrutar y descansar.

La ciudad se ubica a sólo tres kilómetros de la Ruta Nacional Nº 3, y dista 2.252 kilómetros de Buenos Aires, 461 kilómetros de Comodoro Rivadavia y 360 de Río Gallegos, capital de Santa Cruz. Las líneas de ómnibus de larga distancia llegan a esta ciudad desde varios puntos del país.

Su clima árido, con escasa vegetación y viento propio de la Patagonia, el contacto con la naturaleza, el testimonio del pasado en pinturas rupestres que aún se conservan, la existencia de áreas protegidas con especies animales únicas en el mundo, hacen de Puerto San Julián un paraíso en la inmensidad patagónica.

La geografía de la zona está constituida por rocas sedimentarias marinas del Terciario, coronada por rodados patagónicos, suaves colinas onduladas y acantilados sobre el mar, con alturas entre 15 y 70 metros. Además las mareas alcanzan los nueve metros produciendo fuertes modificaciones del paisaje costero en unas pocas horas.

La amplitud térmica es marcada a lo largo del año y permite veranos calurosos propicios para la playa e inviernos duros y con temperaturas bajo cero. 

La ciudad que desciende hacia la bahía, está delimitada por dos grandes avenidas que se intersectan y refleja las diversas corrientes inmigratorias que poblaron el lugar en su arquitectura, como influencias anglosajonas y construcciones que van desde 1900 a los criterios modernos.

En el circuito costero conviven colonias de lobos y elefantes marinos, pingüinos y representantes de la avifauna marina. El ecosistema imperante en la península de San Julián se encuentra bajo el amparo una reserva natural y, como zona protegida, es lugar propicio para la observación científica.

Los distintos paseos que parten de San Julián permiten un contacto directo con la naturaleza y el avistaje de especies es uno de los principales atractivos de la localidad, ya sea embarcados o por vía terrestre con guías especializados.

Algo curioso es que San Julián se encuentra bajo el nivel del mar. 66 kilómetros hacia el sur y en la depresión más profunda se encuentran grandes extensiones sólidas de sal y la laguna del Carbón, lugar de interés geomorfológico y paleontológico. En toda la región existen mega y microfósiles en depósitos terciarios únicos en el mundo.

En profundas cañadas y formaciones rocosas de origen volcánico y a 150 kilómetros de San Julián se ubica el yacimiento arqueológico La María. Allí, pinturas rupestres de más de 10.000 años son testimonio del pasado. Sus dibujos con figuras humanas y de animales muestran escenas de caza y de la vida diaria de los antiguos habitantes del área.

Dos ejes mueven la economía de San Julián: la pesca y la minería. En el puerto se manufacturan conservas y productos de mar enfriados para su exportación. Por otro lado, se industrializa la extracción de arcillas, caolín, cobre y cloruro de sodio.

A 8 kilómetros de San Julián se encuentra el parque temático Camino de Luz o Via Lucis, al que se accede en forma gratuita. A través de un recorrido de 14 estaciones, se revive la resurrección de Jesucristo. Este parque temático es venerado por los habitantes de la ciudad y también por visitantes que llegan desde lejos para reavivar su fe.

San Julián ofrece atractivos suficientes para alentar a quienes viajan hacia los confines del país y quieren adentrarse en sus paisajes agrestes.